5to Semestre, y contando...

Young Italian Woman at a Table
Por: Paul Cézanne
Normalmente esta entrada suelo publicarla en cuanto inicia el semestre o poco después, para que quienes sigan este blog se enteren un poco de cómo pinta la movida del nuevo ciclo, pero en esta ocasión he tardado más del mes en hacerlo... Y es que vengo sintiendo que hay muchas cosas sucediendo una tras otra, sin darnos respiro, ni tiempo para asimilar.

Este semestre ha iniciado con la sorpresa de que uno de nosotros no continúa con la carrera, cosa que me ha sentado fatal y me ha dejado muy pensativa.
Llevamos cinco semanas y ya siento que me ahogo... Sólo estoy viendo cinco materias, pero el compromiso académico ha exigido de mí mucho más de lo que esperaba.

Dicen que quinto es un colador, que es donde se decide si tomarse un tiempo o continuar hasta que emerja la siguiente crisis... Pues bien, a pesar de mi crisis, mis quejas, mi sutil desanimo y mi confusión, yo decido continuar; y no sólo por mí, también por aquellos que sin quererlo en algún momento se vieron obligados a retirarse. Continúo porque tengo excelentes profesores que saben nutrir nuestro pensamiento y despertar nuestras curiosidades.

Próximamente estaré publicando una serie de entradas que titularé "Procesos", donde podrán conocer un poco más sobre mis procesos creativos.

Que tengan buen día,


En el momento justo

Buenas tardes, querido lector.

Antes que nada, debo reconocer que no tenía ni la más mínima idea de cómo empezar esta entrada. Muchas frases concurrían a mi mente pero todas resultaban insulsas o muy elaboradas, así que he decidido ir tecleando como si charlara con alguien cercano, para que la cosa fluyera y no quedarme observando la pantalla en blanco mientras el cursor de texto me asecha con su tormentosa intermitencia.

El motivo que me lleva a enfrentarme a mi bloqueo mental en esta tarde de lunes es comunicarte una reflexión que hice en estos días... Habrá quien diga: Esta no hace más que reflexionar. Pero bueno, es lo que hay.
Esto lo hago principalmente como ejercicio mental y de escritura, para no volverme loca antes de entrar a clases. Además que si algún día quiero llegar a ser crítica o escritora, pues por algo hay que empezar, hijo mío.

A continuación leerás lo que puse por escrito ayer en la madruga respecto a una reflexión que hice unos días atrás.


Con un poco de jazz

Fuente: The daily soul

Hace poco he decidido actualizar mi página Wix prácticamente de cero, por lo que le he pedido a una de mis amigas -que es como mi 'Pepe grillo'- que me ayude a elegir un nombre, es cierto que podría ponerle simplemente mi nombre o uno de mis nicknames, pero no, a mí me gusta ponerme con vainas y buscar palabras que me representen y representen mi trabajo. Para no ir muy lejos ya saben que he titulado "Maafa" a mi proyecto del semestre pasado, y todo porque la palabra esconde un significado que me parece súper interesante para representar las ideas que voy acumulando al rededor del tema.



Proyecto "Maafa...": No habiendo más

Fuente: Tumblr

A veces ocurre que iniciamos con algo muy pequeño, pero a medida que pasa el tiempo, que se lo das a conocer a otras personas y que ganas experiencia, esto se va nutriendo y va creciendo cada vez más.

Eso es lo que me ha ocurrido con mi proyecto integrador del año 2016. Inicié con una inquietud respecto a una pregunta que me hizo una nena de cinco años en 2013, luego tomé esa pregunta como indicio de investigación, hasta que me enamoré del tema de la mujer afrodescendiente y lo tomé como línea de investigación. En un principio titulé el proyecto: "Cuando mi cuerpo no es mío", pensando que era muy certero y se ajustaba a lo que quería hacer ver, sin embargo, entré en crisis cuando no supe si lo que quería mostrar era lo que yo en verdad estaba viendo. Ya no sabía si lo correcto era decir "afrodescendiente" o seguir con el "negra", me bloqueé y hasta el título me sonaba mal.