En Cali también se habla de fotografía


"San Fernando reflejando a Cristo Rey".
Foto por: Vanessa Quintero
“Qué sería de la historia sin la imagen”. Esa fue una de las frases empleadas por el reportero gráfico Jorge Orozco en una conferencia que tuvo lugar el pasado miércoles 23 de septiembre en el marco del III Encuentro Universitario de Fotografía.
El tema central de esta conferencia fue “Imagen y ciudad”, un tema que no sólo se prestó para apreciar fotografías, sino también para conocer otros autores, recordar anécdotas, aprender un poco de historia, observar ciertas realidades y sensibilizarse. Este, y creo que es evidente para muchos, es un tema muy amplio que ara distintos terrenos donde empleamos la fotografía como medio, y en parte como excusa, para explorar más allá de la superficie.

El contenido tratado en la conferencia estuvo a cargo de los artistas Ricardo Caicedo, Jorge Orozco y Carlos Quintero; quienes abordaron el tema desde distintos ángulos según su experiencia artística y laboral. El primero en exponer fue Ricardo Caicedo, quien le dio a la charla un enfoque político socio-cultural, remontándose a la Francia de Napoleón III hasta llegar a la ciudad de San Francisco (California). En lo que a mí respecta me agradó que este artista haya expuesto el trabajo que ha realizado en el exterior, eso muestra que la fotografía no tiene fronteras y anima mucho a proyectarse a gran escala. Valoro mucho su conocimiento, su experiencia y su experimentación, pues reconozco que no es fácil abrirse camino en el extranjero, sin embargo, considero que habría sido más exquisito apreciar algo local que exaltara en el público ese sentido de pertenencia que tan extraviado está.
Algo interesante y que me parece digno de destacar es la manera en que Ricardo hace que el público se plantee la fotografía, pues en pleno auge de la era digital son muchos los que hablan de imágenes y las emplean día a día, mas son muy pocos los que realmente conocen el poder que estas tienen. Creo que por eso él invita al auditorio a ver la fotografía como una herramienta para recordar, construir, influenciar y vender la ciudad.
De la serie "Retratos de Ciudad"
Fotografía: Fernell Franco
El segundo en exponer fue Jorge Orozco, el artista que sin duda impactó a la gran mayoría, y no sólo por la gran experiencia con la que cuenta, sino por la forma en la que concibe la profesión en sí y cómo se expresa de ella. Con él la conferencia se tornó un poco más socio-personal, enseñándonos desde su trabajo como reportero gráfico de El País hasta proyectos un poco más personales. Siempre mostrando cuán valiosa es la experimentación en el proceso de formación y cuánto puede llegar a influir el entorno en un trabajo.
Jorge en su discurso plantea varias cosas muy interesantes, una de ellas es que cada fotografía tiene un valor cultural, emocional y momentáneo muy especial, pues cada una de ellas es única e irrepetible. Ese es un pensamiento que por sobradas razones comparto.
Para cerrar la conferencia Carlos Quintero otorgó un tinte más histórico, artístico y social. A diferencia de los anteriores conferencistas no enseñó su trabajo, sin embargo realizó un aporte muy valioso a los presentes, pues fue quien puso sobre la mesa a Cali y sus más destacados artistas visuales. La influencia que tuvo la fotografía en obras como las de Ever Astudillo, la importancia que tiene el archivo fotográfico de Otto Moll, la experimentación de Fernell Franco en esta técnica, son la muestra de que la fotografía tuvo que ir ganando terreno en Cali poco a poco.
Si hubo algo que me pareció interesante y me agradó, fue la forma en la que este artista buscó compaginar pasado y presente para hacerle ver a su público la pérdida de memoria tan grave que estamos sufriendo y la carencia de documentación histórica que tiene nuestra ciudad.
Lo que me hace pensar… Una ciudad como Cali –calurosa, rumbera, colorida, alegre, etc…–, que tiene algo de relevancia a nivel nacional e internacional, debería pensarse cada día más la importancia que le está otorgando a sus artistas locales y a las imágenes que aquí se producen. Porque si unimos el aporte que nos dio cada ponente a lo largo de esta conferencia, se puede decir que nuestra sociedad todos los días consume imágenes, vive de imágenes, piensa con imágenes, decide con imágenes, siente las imágenes, se comunica con imágenes y, lo principal, nuestra misma sociedad es una imagen. Porque ellas no sólo están allí para contemplarse, sino para causar alguna reacción, por mínima que sea. Porque no sólo son colores que forman figuras, son figuras cargadas de mucha información para quien sepa leerlas… Incluso para quien no. La postura que se tome frente a ellas y la influencia que se les permita ejercer, no sólo nos afecta individual, sino colectivamente.


No hay comentarios:

Tu opinión para mí es importante ¡Compártela!