Luz divina: Símbolo del espíritu de Dios

Fuente: Gothic art

El paso del estilo románico hacia el gótico no fue algo que se diera precipitadamente, fue un proceso arduo que comenzó con la necesidad de una innovación técnica que correspondiera a una idea, poco a poco esto fue desencadenando más propuestas, hasta que los arquitectos franceses se vieron envueltos en el desarrollo de una gran empresa y de un nuevo estilo, el estilo gótico.

En el momento en que se descubre que el método de abovedar las iglesias por medio de vigas cruzadas podía ser desarrollado mucho más consecuentemente y con más amplios propósitos, los arquitectos de finales del siglo XII comprendieron que los muros macizos existentes entre pilar y pilar eran en realidad superfluos, por lo que los pesados muros de piedra no eran necesarios y en su lugar podían colocarse amplios ventanales.
El término gótico fue acuñado por Giorgio Vasari, tratadista del Renacimiento, quien consideraba que el estilo de la Baja Edad Media era inferior, desordenado y poco digno en comparación a la perfección del arte clásico.


Sin importar lo que pudieron pensar las clases altas de la época renacentista, esta arquitectura podría pensarse de muchas maneras, menos como inferior. Incluso es importante aclarar el hecho de que la noción de este estilo dista mucho de la concepción contemporánea del término gótico, pues contrario a lo que se piensa en la actualidad, originalmente lo que buscaba este estilo era luz, color, elevación, expresividad y naturalismo.


Interior de la Catedral de San Vito. Fuente: Pablobedrossian
Un ejemplo clave de esto son los edificios religiosos, pues como diría Gombrich (1992): “Las nuevas catedrales proporcionaban a los creyentes un reflejo del otro mundo. Habrían oído hablar en himnos y sermones de la Jerusalén celestial, con sus puertas de perlas, sus joyas inapreciables, sus calles de oro puro y vidrio transparente (Apocalipsis 21). Ahora, esa visión descendió del cielo a la tierra. Las paredes de esos edificios no eran frías y cerradas. Se hallaban formadas de vidrios coloreados que brillaban como una piedra preciosa.” (pp. 188-189)


Esto nos lleva a corroborar que durante aquella época casi todo lo relacionado con el arte, incluído allí el diseño de estos edificios, debía responder a una necesidad religiosa e ideológica.


Los góticos tenían la idea de construir imponentes iglesias para que fueran la morada de Dios en la tierra. Estas no podían ser pequeñas porque no responderían a la idea de grandeza de su señor, sin olvidar mencionar esa constante persecución de elevación. Y, lo más importante, no podían ser oscuras porque Dios era fuente de luz y de poder, así que el recinto terrenal para ser digno de él debía ser alto, bello y luminoso; lo que se lograba a través de una armoniosa estructura.


Nota: Este artículo tiene varias páginas, para leerlo completo contáctame.






REFERENTES


GOMBRICH, Ernest. H. (1992). La iglesia triunfante. En “Historia del Arte”, 15ª edición revisada y ampliada. Madrid: Alianza Editorial.


JANSON, H. W., JANSON A. F. (1988). Ciudades, catedrales y arte gótico. En “Historia del Arte para jóvenes”. Ediciones AKAL.


LÓPEZ BORREGO, Rafael. (2012). La importancia de la luz en las catedrales góticas. Consultado el 12 de marzo de 2016, Arte para niños: (http://arteparaninnos.blogspot.com.co/2012/09/la-importancia-de-la-luz-en-las.html).


Arte Gótico (n.d.). Consultado el 12 de marzo de 2016, en Historia y Arte: (http://www.historiayarte.net/a-arte-gotico.html).


Definición de vitral (n.d.). Consultado el 13 de marzo de 2016, en Definición.De: (http://definicion.de/vitral/).


ARIAS, Luis. (n.d.). Historia del vitral. Consultado el 13 de marzo de 2016, en Vitralarte: (https://vitralarte.wordpress.com/breve-historia-del-vitral/).


El arte del vitral: historia y técnicas. (n.d.). Consultado el 13 de marzo de 2016, en Los Vitrales del Porta Rossa: (http://www.vidrierasportarossa.info/histoire1.html).


Biblia paralela. (n.d.). Consultado el 13 de marzo de 2016, (http://bibliaparalela.com/john/8-12.htm).


No hay comentarios:

Tu opinión para mí es importante ¡Compártela!