Procesos: Máquina de escribir


Después de un largo tiempo dudando y aplazando esta serie de entradas, creo que finalmente ha llegado el momento de que conozcan lo que realizo en mis clases. Eso sí, he de advertir que algunas cosas son más chapuzas que otras, pero es lo que tiene, unas veces se acierta y en otras se falla, igual se va aprendiendo.


La propuesta

Fuente: The Paris Review
Este ejercicio escultórico consistía en salirse del formato bidimensional para comenzar a entender y enfrentarse a la tridimensionalidad. Para ello se nos proporcionó un bloque de icopor (poliestireno expandido), el cual debíamos estudiar y posteriormente tallar. Se podía realizar la figura que se quisiera, pero debía cumplir con el propósito de tridimensionalidad.

En mi caso, decidí hacer una máquina de escribir, tomando como ejemplo la escultura Paper typewriter (2011) de Jennifer Collier.


Estudio

Material: Poliestireno expandido
Características del material: Blanco, ligero, poroso, resistente al agua, se encoge al calor, suelta muchos copitos.
Herramientas: Bisturí, exacto, vela, lija.

Lado 1 Lado 2 Lado 3 Lado 4 Lado 5 Lado 6

Procedimiento

Se realiza un estudio del material, desglosando la figura en planos para mayor comprensión de la figura. Se estudia la forma del objeto a esculpir, en este caso una máquina de escribir.
Se procede a dibujar el plano alzado de la figura y a marcar las líneas correspondientes en los laterales. Se corta con el bisturí el sobrante de la parte superior y comienza a moldearse la figura desde la planta superior, siguiendo por el alzado y la planta inferior. En este punto se desprenden algunas partes de la escultura, por lo que se dejan de lado para no interferir con el modelado y poder pegarlas posteriormente.
Se lija todas las partes posibles de la figura para comenzar a darle un mejor acabado. Se dibuja el teclado en el plano alzado y se trabaja en un primer momento con bisturí, pero por el tamaño de la hoja de la herramienta y el nivel de detalle que exige la figura, se cambia a un exacto para retirar el material sobrante.

Para definir mejor la forma de cada tecla se calienta el bisturí con una vela y se acerca al material para contraerlo. Posteriormente se aplica calor para limar otras partes de la pieza, se lija y se pegan las partes caídas.



Resultado final

Las fotografías del resultado final son cortesía de Catalina Lur, ya que fue a quien le obsequié mi primer intento de comprender el material en tres dimensiones. Ella fue una gran inspiración y apoyo durante todo el proceso de creación. Cata, ¡muchas gracias!
Espero que algún día pintes nuestra máquina. 😁

 




No hay comentarios:

Tu opinión para mí es importante ¡Compártela!